Saltar al contenido

Análisis sobre la vacuna BCG (tuberculosis) y COVID-19

vacuna contra tuberculosis

En la búsqueda desesperada de municiones para defenderse de la pandemia de Covid-19, una vacuna antituberculosa de décadas de antigüedad, administrada en grandes cantidades en todo el mundo, está recibiendo una atención recién descubierta.

¿Por qué?. Según análisis estadísticos, Los países con políticas obligatorias para vacunar contra la tuberculosis, registran menos muertes por coronavirus que los países que no tienen esas políticas, según un nuevo estudio.

Investigadores en Australia y los Países Bajos están probando la idea de que la vacuna, conocida como BCG, abreviatura de bacilo Calmette-Guérin, podría tener un amplio poder para estimular el sistema inmunológico contra el nuevo coronavirus. En los Estados Unidos, un grupo de investigación en Boston espera probar la vacuna en trabajadores de salud de primera línea con el mismo propósito.

El interés proviene de múltiples estudios a lo largo de varios años que apuntan a que la vacuna tiene lo que se conoce como beneficios “fuera del objetivo”.

Si bien la vacuna, utilizada en muchos países de bajos y medianos ingresos, no se considera altamente efectiva contra su objetivo principal, la TB, parece ayudar al sistema inmunitario a defenderse de varios patógenos, incluido uno que causa lepra. La pregunta es si el virus conocido como SARS-CoV-2 está entre ellos.

No todos están convencidos.

Un destacado investigador de la tuberculosis, Madhukar Pai, advirtió que es poco probable que la vacuna BCG sea la bala mágica que algunas personas parecen pensar que puede ser. Pai, director del Centro Internacional de TB de la Universidad McGill, escribió una publicación de blog durante el fin de semana argumentando que las personas pueden estar atribuyendo poderes casi mágicos a la vacuna.

“Creo que vale la pena investigar la idea al 100%”, dijo Pai en una entrevista con STAT. “Es por eso que mi artículo no estaba en contra de nuevas investigaciones. Mi artículo decía: en este momento no estamos cerca de nada para una política basada en estudios ecológicos que están llenos de agujeros”.

Te Puede Interesar   ¿Qué es el trastorno de pánico?

La Organización Mundial de la Salud parece estar de acuerdo. El domingo publicó un resumen científico que examina la evidencia que rodea a BCG. Concluye que actualmente no hay pruebas de que la vacuna proteja contra el nuevo coronavirus. “En ausencia de evidencia, la OMS no recomienda la vacuna BCG para la prevención de COVID-19”, afirmó.

Algunos investigadores

Denise Faustman, directora de inmunobiología del Hospital General de Massachusetts, ha estado estudiando BCG durante años como terapia para la diabetes tipo 1. Ella está buscando permiso institucional para montar rápidamente un estudio en el Hospital Brigham and Women’s de Boston. “El objetivo es inscribir rápidamente durante un período de dos meses, alrededor de 4,000 trabajadores de atención médica de alto riesgo. Y luego el objetivo será observarlos para ver si podemos obtener una señal”, dijo Faustman.

En algunos aspectos, la noción de usar una vacuna diseñada para prevenir la infección con un patógeno para proteger a las personas de otro que no esta relacionado parece contradictorio. No esperaría que una vacuna contra la gripe ofrezca protección contra Covid-19, por ejemplo.

Pero años de investigación, han sugerido que el impulso al sistema inmunitario que confiere la BCG, podría tener un espectro mas amplio. Se ha observado que los niños vacunados con ella en países de bajos y medianos ingresos en todo el mundo tienen tasas de mortalidad más bajas por otras infecciones respiratorias, por ejemplo.

Enfoques

Faustman está entusiasmada con la vacuna, con la esperanza de que se demuestre que ofrece protección y podría usarse como una herramienta para proteger a los trabajadores de salud críticos hasta que esté disponible una vacuna específicamente desarrollada para prevenir la infección por Covid-19. “Ese es nuestro objetivo”.

Te Puede Interesar   Lidiando con la depresión postparto

Pai está de acuerdo en que vale la pena hacer el estudio. “¿Hay alguna señal para hacer investigación adicional? Creo que la respuesta es sí. Sabemos que BCG tiene estos efectos inespecíficos contra múltiples enfermedades”, dijo.

Pero también argumenta que los defensores del uso de la vacuna para protegerse contra Covid-19 están tratando erróneamente de atribuir diferentes tasas de mortalidad en todo el mundo al uso o no uso de BCG en un país.

Pai y su grupo en McGill compilaron los datos de los que todos hacen estas inferencias, un recurso en línea llamado BCG World Atlas. Enumera si un país usa BCG, cuándo se introdujo o suspendió el programa, y ​​cuándo se administra, entre otras cosas.

Un número de estudios, la mayoría de los cuales aún no han pasado por la revisión por pares, han sugerido que por Covid-19 el número de casos o tasas de mortalidad en algunos países se puede atribuir al uso de BCG – (BCG World Atlas).

“De repente, todos encontraron el atlas y luego tomaron sus datos de Covid de la OMS o de la Universidad Johns Hopkins, superpusieron los dos y ejecutaron modelos de regresión y [dijeron] ‘Oh, mira aquí. BCG funciona ‘”, dijo Pai.

Ese tipo de enfoque es defectuoso, dijo, y no tiene en cuenta que diferentes brotes en todo el mundo se encuentran en diferentes etapas. Eso es importante porque los países que han visto la transmisión más recientemente no han experimentado la explosión de muertes en países como Italia, España y los Estados Unidos. Del mismo modo, muchos países de bajos y medianos ingresos no están teniendo casos positivos de Covid-19 en grandes cantidades; Pai dijo, que sus bajas tasas de casos y mortalidad, son más probablemente el resultado de la falta de información o acceso a la toma de pruebas, que por la vacuna BCG.

Te Puede Interesar   Causas comunes de fatiga

Riesgos de especial peligrosidad

La declaración de la OMS también cuestionó los estudios que intentaban sacar conclusiones basadas en países donde se había utilizado BCG. Y también, señaló que una ejecución de la vacuna podría tener efectos secundarios graves.

“La vacuna BCG previene las formas graves de tuberculosis en los niños y la desviación de los suministros locales puede provocar que los recién nacidos no se vacunen. Lo que resulta en un aumento de la enfermedad y la muerte por tuberculosis”, dijo la organización de salud mundial.

“Sería peligroso para los formuladores de políticas asumir el proteccionismo de la vacuna BCG y no actuar”, dijo Pai en su blog en Forbes. “Los investigadores y periodistas también deben ser responsables y no generar falsas esperanzas basadas en evidencia débil. Y los países no deberían acaparar vacunas BCG para Covid-19, ya que la cadena de suministro de BCG es débil y realmente necesaria para proteger a los niños [en países de ingresos bajos y medianos] de la tuberculosis infantil”.

LA GENTE NO DEBE ACUMULAR O TRATAR DE RECIBIR LA VACUNA BCG COMO LO HICIERON CON EL PAPEL HIGIÉNICO. Pues también existe posibilidad de que la vacuna BCG pueda aumentar el riesgo con respecto al nuevo CORONAVIRUS.

Es necesario esperar a que los científicos realicen estudios y ensayos clínicos al respecto. Ya sea para demostrar efectividad, o para determinar si es contraproducente en esta pandemia.


Descargo de responsabilidad: este artículo es solo para fines informativos y no sustituye el asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica.